La terapia craneosacral es una terapia suave de detección y corrección de desarreglos,  basada en el movimiento que ejerce el líquido cefalo-raquídeo sobre el sistema cráneo sacro. Refuerza los mecanismos de autocuración del organismo propiciando una buena salud general.

Es muy útil en el tratamiento de recién nacidos, bebés y niños por su sutileza y respeto, y por los grandes beneficios que les aporta.

También en adultos que padezcan dolencias musculo-esqueléticas o neurales, traumatismos, dolor de cabeza, escoliosis, etc.

Sus efectos positivos pueden percibirse tanto a nivel f´ísico como psíquico y emocional, de ahí que sea utilizada con éxito en el tratamiento de traumas producidos por experiencias negativas en nuestra vida.

Indicaciones:

- Desórdenes del sistema nervioso central

- Dificultades sensoriales auditivas, visuales, olfatorias...

- Alteraciones motoras y de coordinación

- Desórdenes de atención e hiperactividad, TDHA...

- Trastornos de aprendizaje

- Autismo y trastornos de la conducta

- Migrañas, cefaleas...

- Estr´´es post-traumático, trastornos emocionales

- Cifósis, escoliosis, asimetrías pélvicas, dolores crónicos...

- Bruxismo y alteraciones de la articulación temporo-mandibular (ATM)

- Sufrimiento del bebé en el parto, parto instrumental, nacimiento por cesárea...

- Plagiocefalias

- Problemas con a succión del lactante

- Cólico del lactante, alergias, llanto desconsolado...

- Trastornos del sueño

- Obstrucción del conducto lagrimal

- Estreñimiento, reflujo, problemas digestivos

Etc.